¿Cómo hacer que una idea comience a generar dinero?

No sé si usted se llegue a identificar conmigo, pero en lo personal durante mi infancia y adolescencia soñé con ser el creador de un invento que me convertiría en una persona verdaderamente rica. Conforme pasaron los años, al investigar y conocer un poco de las vidas de algunos genios los cuales tuvieron una innumerable cantidad de ideas que parecía se convertirían en grandes ganancias, me decepcionaba al ver que tal cosa no ocurría y todo se reducía a simples ideas plasmadas en registros. Lo anterior me hizo dudar de mis sueños y me obligó a hacerme el cuestionamiento de ¿qué es lo que les faltó a estas personas para lograr que sus ideas se transformaran en ingresos económicos?

Tal vez usted se siente en un caso similar, en el cual hace años está trabajando en algo que usted considera es una gran idea, o tal vez está comercializando algún producto el cual siente que le debería generar más ingresos. Sin embargo algo falta y no se ha consolidado su sueño en las proporciones deseadas.

Quisiera que reflexionáramos un par de ideas que nos puedan dar como resultado algunas pistas para que tengamos mejores resultados.

I.- Nuestra idea, invento o producto debe ser costeable para ser capaz de dejar buenas ganancias.

El primer punto a considerar cuando usted tiene una idea, sería cuestionarse si esta idea cuenta con las características necesarias a fin de que tenga un excelente potencial comercial. Definitivamente no tendremos éxito si debemos invertir mucho dinero en la producción y generamos bajas ganancias.

Es como si estuviéramos planeando vender computadoras que utilizaran los procesadores que tienen algunas modernas consolas de videojuegos, los cuales nos permitirían decir que estamos comercializando una poderosa computadora, pero el costo de tales procesadores es tan alto, que no creo que pudiéramos vender más de 2 equipo en todo un año. Debemos buscar que nuestro producto nos deje el mayor margen de ganancias posible y que sea atractivo para nuestros clientes.

II.- Debemos tener el conocimiento de cómo comercializar nuestras ideas.

Como mencioné al inicio, en la historia de la humanidad han existido una gran cantidad de genios que nunca obtuvieron ni un centavo de sus ideas debido a que no supieron como hacer dinero de sus inventos. Esto es una clara advertencia que nos dice a gran voz que debemos prepararnos no sólo para generar ideas sino para comercializarlas.

Es por esto que es indispensable adquirir conocimiento y experiencia en las áreas de negocios. Lo anterior lo lograremos invirtiendo en nuestra educación financiera por medio de cursos, conferencias, leyendo e investigando mientras que al mismo tiempo, buscamos tan pronto sea posible, aplicar lo aprendido para adquirir mayor experiencia la cual me dará la astucia necesaria para posicionar exitosamente mis proyectos.

III.- Lo que realmente genera dinero de una idea, es el sistema que desarrollemos.

El factor común de la gente que tuvo una gran idea y que se hizo millonaria a consecuencia, es que además desarrollaron un sistema complementario el cual va más allá del simple producto.

En pocas palabras, ese producto se convirtió en sólo el inicio de algo grande. Esto significa que cuando tengamos en nuestra mente una buena idea, también serían conveniente hacernos preguntas como… ¿Qué otros productos se podrían derivar de éste que estoy desarrollando?, ¿qué otras necesidades se generarán a causa de éste producto?, ¿cómo puedo involucrar a más inversionistas a fin de obtener muchos mayores recursos?, ¿cómo convoco y hago que se interesen más personas en mi nuevo sistema?

Por ejemplo,  ¡El invento de Thomas Edison, el foco, no generó millones de dólares por sí mismo! Como sabemos, varias personas antes de él ya habían trabajado la idea y creados otros prototipos sin mayor beneficio. Lo que generó cantidades descomunales de dinero, fue la visión de que a causa de este invento, la gente necesitaría miles de kilómetros de cableado eléctrico, estaciones generadoras de electricidad, postes, obreros, especialistas, etc. los cuales en su conjunto como sistema, producen año con año más dinero de lo que podemos imaginar. Lo mismo podríamos decir del teléfono, la radio, la televisión, así como de los sistemas operativos de cómputo, etcétera.

¿Usted ya puede comenzar a vislumbrar algún sistema el cual pudiera dejarle grandes cantidades de dinero y darle más alcance a sus ideas actuales? No sea como esas personas que tenían tan recortada visión que no percibían más allá de su simple idea. Veían el árbol, pero no el bosque que podían explotar.

¡Vaya más allá de lo que tiene ahora!

¡Ánimo y adelante!

5 consejos para llevar a cabo las ideas dentro de tu negocio a la acción

En las pymes (pequeñas y medianas empresas) es común encontrar una gran cantidad de ideas que nunca pasan la fase planeación. Estás ideas que pueden ser de gran ayuda para las empresas, son olvidadas y dejadas en el cajón de los recuerdos y nunca ven la luz.

Es común encontrar empresas que desechan las “nuevas ideas” y que tienen un rechazo natural al cambio. Esto muchas veces es propiciado por el dueño o director de la pyme, el cual ha venid trabajando de la misma manera durante los últimos años, entonces ¿para qué cambiar? Si así hemos tenido éxito como empresa.

Considero que una empresa exitosa es aquella que sabe convertir las buenas ideas en acción. Si bien existen muchos libros, seminarios y cursos para la fomentar la creatividad, creo que no muchas veces se enseña a cómo poner en práctica aquellas ideas que pueden provocar beneficios para una pyme. Es por eso que a continuación les presento 5 consejos o tips que les podrían ayudar para llevar sus ideas a la práctica.

Consejos para llevar las ideas a la acción

Tener una visión clara de la idea. Muchas veces tenemos buenas ideas. Sin embargo, no sabemos cómo desarrollarla por completo, y mucho menos a donde podemos llegar con esta idea. El tener una idea no es solución, debemos documentarla y compartirla con los demás. También debemos lograr que cada miembro de la organización, clientes, proveedores la comprenda y sobre todo se sume a nuestra visión.

Forma un Equipo de trabajo. Es normal que la persona que desarrollo la idea crea que es la única en poderla llevar a cabo, al fin y al cabo “es su idea”. No obstante, siempre vas a necesitar de los demás para poderla realizar dentro de la organización. Comparte y asóciate con personas que te pueden ayudar de diferentes departamentos, ya que entre todos podrán llevarla a cabo.

Aprende a comunicar. Muchas veces no sabemos expresar nuestras ideas a los demás, causándonos  frustración y enojo, llegando a pensar que nadie más entiende de qué se trata. Es por eso que te invito a mejorar tus habilidades de comunicación. La comunicación es una competencia que se puede aprender y desarrollar.

Utiliza herramientas para complementar las ideas. Existen muchas herramientas enfocadas a la creatividad como son: seis sombreros para pensar, abanico de ideas, etcétera.  Utiliza todas las herramientas de las cuales dispongas para enriquecer tu idea y así llevarla a la práctica.

No dejes para mañana la idea que puedes hacer hoy. Existe un tiempo y lugar para poder llevar a cabo una idea. No pienses en el mañana como el día perfecto para llevar a cabo tu idea. No existe mejor momento que el hoy y el ahora. Si dejas pasar la oportunidad alguien más puede llevarla a cabo.

Así que ánimo y manos a la obra.

Espero y estos sencillos tips les sean de utilidad. Eso sí, me gustaría conocer su opinión y preguntarles ¿si consideras que podríamos agregar alguno otro más?

Seis Sombreros para Pensar

Los seis sombreros para pensar es una excelente herramienta desarrollada por el gurú de la creatividad el Dr. Edward De Bono. Es muy común que tengamos hoy en día juntas de trabajo para revisar proyectos, analizar resultados financieros o simplemente reuniones donde se visualizan puntos importantes de la organización.

Este tipo de reuniones son realizadas no solo en grandes empresas sino también en las pequeñas medianas empresas o también llamadas pymes. Sin embargo, algo que he podido observar es la gran pérdida de tiempo que se da en estas juntas de trabajo. Esto es debido, a que muchas veces las personas se aferran a un pensamiento “negativo”, “positivo”,”basado en cifras”, etc… en relación a la idea y no permiten avanzar  y cumplir así el objetivo de la junta de trabajo.  -Espero y no te sientas identificado con este sentimiento-.

Para ese tipo de problemas y otros tantos que se presentan dentro e una jutna de trabajo  me gustaría compartirles como les comentaba al principio de esta entrada la técnica sobre los seis sombreros para pensar.

Sé que existen infinidad de usos para esta técnica o herramienta, sin embargo me gustaría compartir un uso que he podido aplicar y me ha dado grandes resultados. Su uso es dentro de las juntas de trabajo.

¿En qué consisten los seis sombreros para pensar?

El Dr. Edward De Bono nos invita a que visualicemos seis sombreros de colores diferentes los cuales tienen un significado propio, y que conlleva a pensar de una forma determinada. A continuación les dejo los colores y su significado.

  • Sombrero Blanco: Representa lo neutro y objetivo. Este sombrero se encarga de los hechos objetivos y cifras. “Los hechos son los hechos”
  • Sombrero Rojo: Representa ira, furia y emociones. Este sombrero da el punto de vista emocional.
  • Sombrero Negro: Representa tristeza, critica y prudencia. Este sombrero cubre los aspectos negativos, del porqué algo no puede ser.
  • Sombrero Amarillo: representa alegría, optimismo, beneficios. Este sombrero cubre la esperanza y el pensamiento positivo.
  • Sombrero Verde: representa crecimiento fértil y abundante. Este sombrero indica la creatividad y nuevas ideas.
  • Sombrero Azul: representa el cielo que está por encima de todas las cosas. Este sombrero es el que se encarga de control y la organización del proceso del pensamiento. Así como el uso de los demás sombreros.

¿Cómo aprovecharlo en alguna junta de trabajo o en cualquier parte?

Primeramente tienes que explicar cada uno de los seis sombreros, cual es su color y las funciones que conlleva ese color (siempre al referirte a una sombrero hazlo por el color y no por sus funciones). Una vez que ya hayan entendido las funciones y colores utiliza el sombrero azul para dirigir la sesión. Recuerda eres el responsable del uso de cada sombrero.

Siguiendo con la junta de trabajo solicita que cada participante use el color del sombrero y que haga sus aportaciones basadas en el color y funciones del sombrero. Ojo: siempre mantén el orden y que en todo momento la persona cumpla con las funciones del sombrero.

Verás que con está técnica te ahorrarás tiempo y esfuerzo y si la junta es bien dirigida, muchas cosas positivas saldrán de la misma.

Una recomendación es que se realizan sombreros con hojas de papel o si  lo deseas puedes comprar algunos sombreros. Está pequeña idea te ayudará a que las personas hagan más conciencia sobre el pensamiento relacionado a cada sombrero. Además de que las juntas serán más divertidas.

Está es solo una pequeña introducción sobre la técnica de los seis sombreros para pensar. En verdad te invito a que leas el libro completo del Dr. Ewdard De Bono, pues ahí encontrarás información muy valiosa sobre como llevar a cabo el uso de los sombreros así como una descripción muchisimo más amplia que la aquí mostrada.

Les dejo un enlace para poder adquirir el libro, lamentablemente no es gratuito sin embargo lo pueden adquirir a través de Amazon, la cual se los enviará hasta la puerta de su casa.

Solicitar el libro: Seis Sombreros para Pensar.

Cómo generar una lluvia de ideas

La lluvia de ideas también conocida como tormenta de ideas o brainstorming, es una herramienta que se utiliza principalmente para generar varias alternativas  a un problema. 

La lluvia de ideas es una herramienta muy sencilla de utilizar por grupos de trabajo y, que además puede ser aplicada para solucionar problemas dentro de las pequeñas y medianas empresas. Leer más

La creatividad y la innovación en la calidad

La creatividad y la innovación han jugado un papel preponderante en  el movimiento dinámico de la calidad, uno de los paradigmas más aceptados de los últimos años para mejorar el desempeño de las organizaciones. Para apreciar el gran número de ideas que este paradigma trajo al mundo de las organizaciones baste  revisar las metodologías o filosofías de Deming,  Ishikawa, Juran, Shingo, Taguchi, Feingenbaum, Kano y Crosby  por mencionar sólo algunos pensadores y prácticos sobresalientes del mundo de la calidad. Menciono por separado a Imai por haber contribuido con el concepto que aglutina la visión general, el  Kaizen, es decir la mejora continua.

En realidad todas ellas proporcionaron ideas, muchas ideas y más ideas (cambios buenos).  Para muestra recordemos algunas contribuciones, Control Estadístico de Procesos, Poka-Yoke, SMED, Democratización del Conocimiento Estadístico, JIT,  Diagrama de Pescado, Diagrama de  Pareto, Métodos de Diseño de Experimentos,  Círculos de Calidad entre otras, todas ellas plétoricas de ideas en sus fundamentos y su aplicación diaria.

El movimiento de la calidad ha dejado sus huellas y continúa desafiando a pensadores dispuestos a resolver los problemas actuales. Nuevas metodologías, nuevas maneras de interacciones humanas, nuevas herramientas, nuevos enfoques, en fin nuevo, nuevo y  más nuevo…….

Lo nuevo es  la esencia de la creatividad  y el cambio su envoltura. Se requieren  grandes cambios (ideas), pero también una multitud de pequeños (más ideas). El progreso de la humanidad se mide por la cantidad y calidad de sus ideas.  Ideas, ideas, ideas, materia prima de altísimo valor en la vida de la humanidad y más para los tiempos que se viven. Por supuesto, es necesario que  sean útiles y que demuestren su real valía en el terreno práctico.

La rentabilidad financiera va de la mano de los procesos de innovación, los competidores son más rápidos para la imitación, los clientes demandan  nuevos productos y servicios, lo que antes funcionaba  ahora ya no. Ante esta perspectiva se requiere que las organizaciones  mexicanas gestionen urgentemente los procesos de creatividad e innovación  si quieren triunfar en los próximos años. En síntesis, creatividad e innovación constituyen un binomio inseparable y también dada su importancia lo hace impostergable Discernir  entre los cambios radicales y evolutivos sigue siendo primordial, aunque la generación de nuevas ideas y su ejecución exitosa es una condición necesaria.

Ideas, Ideas y más Ideas

Las organizaciones nacen con una idea, se desarrollan con más  ideas y mueren por  falta de ellas. Si han de nacer, o consolidarse las organizaciones mexicanas es ineludible acelerar el paso en la creación de nuevas ideas llevadas a la práctica, a una velocidad nunca antes demandada.

De no hacerlo estaremos ante un panorama nada optimista. Sabemos y  esto  tampoco es novedoso, que es importantísimo  mejorar en todas las organizaciones y todos los ámbitos de la vida nacional que realmente nos lleven al país que deseamos. He aquí la necesidad urgente  de la creatividad y la innovación a lo largo y ancho  de todas nuestras organizaciones. Es impostergable el uso óptimo de los escasos recursos y la creación de nuevos.

La creatividad como generadora de ideas y  la innovación como producto final se hacen indispensables para la creación, la permanencia y desarrollo de nuestras organizaciones.

Esta es la época de las ideas y el capital intelectual y social. Es el combustible de la etapa que estamos viviendo en las organizaciones como alguna vez lo fueron el vapor y la electricidad. Cuanto antes nos enfoquemos  como un todo a  la creación de lo” nuevo”, aunque  no asegurare el  mejoramiento en forma automática , habremos de incrementar la probabilidad de éxito. De lo contrario, si no pensamos y actuamos de diferente (“nueva”) manera estaremos en el mejor e improbable de los casos alcanzando los mismos resultados que hasta la fecha han sido insuficientes.

Es la hora de una jornada nacional para impulsar el talento mexicano que tanto se  presume, pero dista mucho de hacerse realidad. Es necesario estimularlo y convertirlo en una actitud y  práctica cotidiana. Sin creatividad no puede haber innovación y sin innovación una organización no puede mantener ni alcanzar un nivel de desarrollo que le permita competir y ganar en la  actual  situación mundial.

operacional. Sin duda, a nivel funcional, procesal y organizacional es una necesidad apremiante. La búsqueda de la singularidad de cada organización nunca ha sido más urgente que ahora. Los individuos, los grupos y las organizaciones  deben  abrazar estas necesidades y darles oportunas respuestas. El desarrollo del proceso creativo es un imperativo nacional, así como su fiel acompañante, la innovación.

Tanto la creatividad como la innovación deben ser procesos intencionados y como tales, apoyados y gestionados para alcanzar los logros  deseados por cada organización.

La actualidad caracterizada por una competencia intensa, desafía  buscar  con la misma intensidad nuevas formas de “triunfar”.Los últimos años han sido testigos de diferente enfoques: mejorar las cadenas de valor, hacer benchmarking , implementar procesos de reingeniería, aplicar diferentes sistemas de costos, lean manufacture, seis sigma, teoría de restricciones, entre muchas otras opciones o cualquier combinación de todo lo anteriormente mencionado.

Todas estas aplicaciones han contemplado funciones, procesos, sistemas y niveles. Estrategias, estructuras y competencias también han jugado un rol importante.Lo cierto es que la singularidad de las organizaciones   impiden las recetas universales y nos reta a encontrar soluciones particulares que necesariamente dependen de nuevo de la creatividad y la innovación.

La búsqueda incesante del éxito ha llevado a cambios de paradigmas en la gestión de las organizaciones. Una y otra vez han sido puestas  a prueba las creencias y principios de la gestión. Lo que antes era aceptable, hoy ya no lo es y muy probablemente ni será en un futuro. Lo innegable es que estos cambios contemplan nuevas ideas y su implementación, es decir, los viejos conocidos, la creatividad y la innovación.