Cómo esculpir una Cultura Organizacional. Parte 1 ¿Estamos listos para el reto?

En artículos anteriores hice una introducción a lo que es la Cultura organizacional para destacar su importancia dentro de las empresas. Logramos caer en cuenta de que se trata de algo que de una manera “invisible” maneja el comportamiento de nuestro personal y que nos puede llevar a un éxito o un fracaso rotundo, puesto que va a impulsar su actitud para vivir buscando la calidad y mejora continua o en el peor de los casos a mantener un mundo de conflictos internos.

A fin de visualizar el concepto en una frase, compartí una pequeña definición la cual fue: “La Cultura organizacional la podemos comprender como el conjunto de significados y creencias compartidos por todos los miembros de la empresa la cual determina en gran medida la manera de actuar de las personas.”

Estimado amigo, permítame compartirle que cuando estaba estudiando mi maestría, en lo personal me sentía muy emocionado al comenzar a conocer más a fondo el inmenso potencial de las Tecnologías de la Información para las empresas. Por un momento llegué a sentir que “el mundo se había resuelto” puesto que parecía que existía tal inmensidad de software que sería suficiente para lograr una eficiente administración de cualquier compañía. Sin embargo, topé con muro al escuchar el comentario de un maestro que dijo: “La empresa perfecta será aquella en la cual existe sólo el dueño, los sistemas de información y un perro para cuidar por las noches”. Ésta sencilla frase me hizo comprender el por qué todas esas teorías que se escuchan tan perfectas en clase, la mayoría fracasa al implementarlas, y la razón es: “El factor humano”.

El cual es también conocido como “la parte más compleja de la administración”, ya que por ejemplo: los números son exactos, las computadoras incansables y precisas, las calculadoras honestas y frías, ¿pero el personal…? Bueno, la mayoría hemos escuchado que el personal “¡es el activo más importante de una empresa!” pero a veces, ¡ah cómo nos llegan a dar dolores de cabeza!

He conocido algunos gerentes que una buena parte de su tiempo lo dedican a buscar por qué parte de su departamento se están generando los fraudes, “robos hormiga”, cómo evitar que la apatía de una persona se contagie a los demás, cómo lograr que su gente le regale una sonrisa y un trato amable a sus clientes para que sigan regresando, etcétera.

Todo lo anterior no lo va a conseguir metiéndose al cerebro de las personas para insertarles un programa por medio de un teclado. Algunos gerentes optan por utilizar la mano de hierro y por medio de castigos, malas caras, presión y algunos más sutiles, a gritos intentan lograr obtener la actitud deseada en su personal. A unos les ha funcionado…  a la mayoría no. Y en lo personal es lo último que recomendaría.

Es por esto que a éste artículo le puse por título “Cómo esculpir una cultura organizacional” ya que cuando pienso en el líder ideando e implementando la estrategia más eficiente y duradera para injertar la cultura del “triunfo y éxito” en su gente… ¡Dios mío, lo visualizo con una curiosa boina negra, un fino bigote y vestimenta extravagante… como todo un artista!” se necesita talento, inspiración y diría yo: hasta pasión para que con fuerza emerja su obra de arte. No es nada fácil y muy al contrario puede ser una tarea titánica pero sobre todo tardada.

Daniel Borrego

¡Hola! Soy Daniel Borrego, Consultor Senior y me especializo en SEO, SEM, Social Media, Email Marketing y ASO. Soy coach y consultor para PyMES y empresas. Asimismo, brindo cursos de capacitación In House sobre temas de Marketing Digital.

Los comentarios están cerrados.