Cómo generar una lluvia de ideas

La lluvia de ideas también conocida como tormenta de ideas o brainstorming, es una herramienta que se utiliza principalmente para generar varias alternativas  a un problema. 

La lluvia de ideas es una herramienta muy sencilla de utilizar por grupos de trabajo y, que además puede ser aplicada para solucionar problemas dentro de las pequeñas y medianas empresas.

Esta herramienta puede ser benéfica para las PyMES, debido a que fomenta la participación entre los miembros de la empresa para brindar alternativas a  un problema que puede o no, afectar a toda la organización. 

Debemos de considerar  y tener en cuenta que la búsqueda de soluciones a un problema no debe ser una tarea pesada o tediosa, sino un espacio en donde todos puedan colaborar y exponer sus puntos de vista, y por qué no hasta puede resultar ser una tarea muy ¡divertida! Todo está en la forma en que se maneje la sesión de la lluvia de ideas.

Para comenzar a usar la herramienta tenemos que considerar ciertos lineamientos que nos permitirán aprovechar al máximo tanto el potencial de cada persona, como el de la herramienta misma. Los cuales a continuación menciono.

Durante la sesión se debe de mantener una “mente abierta”, esto es no criticar ninguna de las ideas que sea expresada. Debido a que el objetivo de la lluvia de ideas es generar la mayor cantidad de alternativas posibles sin importar la calidad de las mismas.  Otro aspecto a considerar es que se recomienda al menos dos personas, y máximo un grupo de entre cinco a doce personas. 

Las ideas presentadas por otros, pueden servir de guía  o base para la generación de nuevas ideas.

“Siempre recordando el objetivo principal que es generar

la mayor cantidad de alternativas posibles.”


Pasos para generar una lluvia de ideas:

  1. La persona responsable del grupo explica el tema, problema o proceso sobre el cual se realizará la lluvia de ideas. Estableciendo los lineamientos, objetivos y el desarrollo de la sesión. Esta persona es la que desempeñará el rol de moderador. Recordando siempre tener una “mente abierta”.
  2. Se asignan dos personas responsables las cuales deberán de ir apuntando cada una de las ideas brindadas por los miembros del grupo. El objetivo de tener a dos personas apuntando es evitar que se pierdan ideas.
  3. Una vez que ya está todo lo anterior hecho es hora de generar ideas. 

Se recomienda el uso de hojas de rotafolio, pizarrón o cualquier material que permita a los miembros del equipo observar cuales ideas han sido ya mencionadas, así como llevar un orden que permita al final de la sesión la identificación de cada una de las ideas, para ser evaluada en sesiones posteriores. Espero y les haya servido esta herramienta para la generación de alternativas a problemas. 

Si has tenido alguna participación en  alguna lluvia de ideas, deja tus cometarios para conocer algunos resultados del uso de esta herramienta.

Daniel Borrego

¡Hola! Soy Daniel Borrego, Consultor Senior y me especializo en SEO, SEM, Social Media, Email Marketing y ASO. Soy coach y consultor para PyMES y empresas. Asimismo, brindo cursos de capacitación In House sobre temas de Marketing Digital.

Los comentarios están cerrados.