El cambio

En la mayoría de las empresas actuales, el cambio es una palabra que está insertada en la operación y planeación estratégica a fin de poder sobrevivir y conquistar  el cambiante mercado. Para algunos, la palabra les resulta temida y su aceptación resulta fulminante para los débiles de voluntad.

Sin embargo, sería imposible pensar en empresas de telefonía, informática y tecnología que no ofrezcan novedades en sus productos y desarrollos a fin de generar una ventaja competitiva y devorar un porcentaje más en el dominio de la preferencia de los clientes.

Es por esto que nos vemos bajo una lluvia de espectaculares anuncios que demuestran las virtudes de los nuevos modelos de Iphone, laptops y celulares. Y qué decir de las novedades en las continuas liberaciones de las versiones de software; llámense Sistemas Operativos, Juegos y Aplicaciones.

Todo esto se debe a una incansable labor de visionarios, expertos y estrategas que están en la búsqueda de la innovación y el cambio. Estamos hablando de gente brillante que tiene la capacidad de romper los paradigmas actuales para vislumbrar nuevas y mejores formas de hacer las cosas.

Una empresa estancada sería relativamente fácil de dirigir, siempre las mismas personas, los mismos procesos y las mismas maneras de pensar. El gerente no tendría retos qué afrontar y superar. Sin embargo la realidad es muy diferente. Existen una serie de fuerzas las cuales hacen presión para que la organización cambie.

Fuerzas externas.

Las fuerzas más notorias son las externas a la empresa. Encabezando la lista se encuentra el mercado. Es así que vemos claros ejemplos como Yahoo, las televisoras y las compañías de telefonía celular que están muy al pendiente de las tendencias en los gustos y necesidades de las personas a fin de reaccionar casi de inmediato para ofrecer algún producto y oferta para atraer nuestra atención.

Otro factor externo son las leyes impuestas por el gobierno, éstas son un estímulo continuo para generar el cambio. Estamos hablando de nuevos impuestos, nuevas formas de interactuar con el gobierno (a veces físicamente, a veces vía electrónica), nuevas restricciones para la presentación de nuestro producto, prohibiciones, etc. ¿Cómo vamos a reaccionar? ¿Cómo nos afecta? ¿Nos va a orillar a un cambio?

La tecnología es un factor muy fuerte en nuestra era. Las evoluciones y tendencias que dictan las novedades en el cómputo y telecomunicaciones han cambiado la forma de hacer negocios y atender a nuestros clientes. Ya no hace falta ir a hacer cola a un banco para hacer pagos existiendo la banca en línea. Ya no es necesario en algunos casos ir hasta una tienda para comprar artículos estando a tan solo un par de clics en internet para comprar infinidad de artículos. Los clientes ya no tienen que usar el correo tradicional para contactarnos, puesto que el correo electrónico es el amo y señor de las comunicaciones mundiales (¿A poco ya no recordaban que hacía apenas unos años se usaba papel y pluma para mandar cartas?)

Fuerzas internas

Hay factores que se gestan dentro de nuestra organización y que nos empujan a realizar cambios. Por ejemplo, la re definición de una estrategia corporativa. Esto es de las principales razones por las que se llegan a dar ajustes a los procesos de producción hasta cambios radicales como una re ingeniería.

Las fuerzas laborales también son agentes que rara vez son estáticos. Su comportamiento fluctúa debido a la edad de nuestro personal, educación, sexo, antecedentes, etc. ¿Y qué decir de los sindicatos? Uno de los elementos más complejos de dirigir en las organizaciones es el factor humano, el cual nos puede llevar a tener que tomar medidas para cambiar y mejorar las condiciones de trabajo.

La necesidad de incorporar nuevos equipos y tecnologías para el trabajo también son fuerzas internas que nos llevarán a modificar nuestras formas de producción, organización y distribución del personal.

Como mencionamos, será labor del gerente, director o empresario enfrentar y evaluar todos estos factores para tomar las mejores decisiones a fin de responder con la flexibilidad necesaria para adaptarse a fluctuantes variables en las que se desenvuelve la empresa. Va a depender de su destreza y conocimiento para el exitoso avance y evolución de la compañía.

Daniel Borrego

¡Hola! Soy Daniel Borrego, Consultor Senior y me especializo en SEO, SEM, Social Media, Email Marketing y ASO. Soy coach y consultor para PyMES y empresas. Asimismo, brindo cursos de capacitación In House sobre temas de Marketing Digital.