Cómo generar una lluvia de ideas

La lluvia de ideas también conocida como tormenta de ideas o brainstorming, es una herramienta que se utiliza principalmente para generar varias alternativas  a un problema. 

La lluvia de ideas es una herramienta muy sencilla de utilizar por grupos de trabajo y, que además puede ser aplicada para solucionar problemas dentro de las pequeñas y medianas empresas. (más…)

La creatividad y la innovación en la calidad

La creatividad y la innovación han jugado un papel preponderante en  el movimiento dinámico de la calidad, uno de los paradigmas más aceptados de los últimos años para mejorar el desempeño de las organizaciones. Para apreciar el gran número de ideas que este paradigma trajo al mundo de las organizaciones baste  revisar las metodologías o filosofías de Deming,  Ishikawa, Juran, Shingo, Taguchi, Feingenbaum, Kano y Crosby  por mencionar sólo algunos pensadores y prácticos sobresalientes del mundo de la calidad. Menciono por separado a Imai por haber contribuido con el concepto que aglutina la visión general, el  Kaizen, es decir la mejora continua.

En realidad todas ellas proporcionaron ideas, muchas ideas y más ideas (cambios buenos).  Para muestra recordemos algunas contribuciones, Control Estadístico de Procesos, Poka-Yoke, SMED, Democratización del Conocimiento Estadístico, JIT,  Diagrama de Pescado, Diagrama de  Pareto, Métodos de Diseño de Experimentos,  Círculos de Calidad entre otras, todas ellas plétoricas de ideas en sus fundamentos y su aplicación diaria.

El movimiento de la calidad ha dejado sus huellas y continúa desafiando a pensadores dispuestos a resolver los problemas actuales. Nuevas metodologías, nuevas maneras de interacciones humanas, nuevas herramientas, nuevos enfoques, en fin nuevo, nuevo y  más nuevo…….

Lo nuevo es  la esencia de la creatividad  y el cambio su envoltura. Se requieren  grandes cambios (ideas), pero también una multitud de pequeños (más ideas). El progreso de la humanidad se mide por la cantidad y calidad de sus ideas.  Ideas, ideas, ideas, materia prima de altísimo valor en la vida de la humanidad y más para los tiempos que se viven. Por supuesto, es necesario que  sean útiles y que demuestren su real valía en el terreno práctico.

La rentabilidad financiera va de la mano de los procesos de innovación, los competidores son más rápidos para la imitación, los clientes demandan  nuevos productos y servicios, lo que antes funcionaba  ahora ya no. Ante esta perspectiva se requiere que las organizaciones  mexicanas gestionen urgentemente los procesos de creatividad e innovación  si quieren triunfar en los próximos años. En síntesis, creatividad e innovación constituyen un binomio inseparable y también dada su importancia lo hace impostergable Discernir  entre los cambios radicales y evolutivos sigue siendo primordial, aunque la generación de nuevas ideas y su ejecución exitosa es una condición necesaria.

Ideas, Ideas y más Ideas

Las organizaciones nacen con una idea, se desarrollan con más  ideas y mueren por  falta de ellas. Si han de nacer, o consolidarse las organizaciones mexicanas es ineludible acelerar el paso en la creación de nuevas ideas llevadas a la práctica, a una velocidad nunca antes demandada.

De no hacerlo estaremos ante un panorama nada optimista. Sabemos y  esto  tampoco es novedoso, que es importantísimo  mejorar en todas las organizaciones y todos los ámbitos de la vida nacional que realmente nos lleven al país que deseamos. He aquí la necesidad urgente  de la creatividad y la innovación a lo largo y ancho  de todas nuestras organizaciones. Es impostergable el uso óptimo de los escasos recursos y la creación de nuevos.

La creatividad como generadora de ideas y  la innovación como producto final se hacen indispensables para la creación, la permanencia y desarrollo de nuestras organizaciones.

Esta es la época de las ideas y el capital intelectual y social. Es el combustible de la etapa que estamos viviendo en las organizaciones como alguna vez lo fueron el vapor y la electricidad. Cuanto antes nos enfoquemos  como un todo a  la creación de lo” nuevo”, aunque  no asegurare el  mejoramiento en forma automática , habremos de incrementar la probabilidad de éxito. De lo contrario, si no pensamos y actuamos de diferente (“nueva”) manera estaremos en el mejor e improbable de los casos alcanzando los mismos resultados que hasta la fecha han sido insuficientes.

Es la hora de una jornada nacional para impulsar el talento mexicano que tanto se  presume, pero dista mucho de hacerse realidad. Es necesario estimularlo y convertirlo en una actitud y  práctica cotidiana. Sin creatividad no puede haber innovación y sin innovación una organización no puede mantener ni alcanzar un nivel de desarrollo que le permita competir y ganar en la  actual  situación mundial.

operacional. Sin duda, a nivel funcional, procesal y organizacional es una necesidad apremiante. La búsqueda de la singularidad de cada organización nunca ha sido más urgente que ahora. Los individuos, los grupos y las organizaciones  deben  abrazar estas necesidades y darles oportunas respuestas. El desarrollo del proceso creativo es un imperativo nacional, así como su fiel acompañante, la innovación.

Tanto la creatividad como la innovación deben ser procesos intencionados y como tales, apoyados y gestionados para alcanzar los logros  deseados por cada organización.

La actualidad caracterizada por una competencia intensa, desafía  buscar  con la misma intensidad nuevas formas de “triunfar”.Los últimos años han sido testigos de diferente enfoques: mejorar las cadenas de valor, hacer benchmarking , implementar procesos de reingeniería, aplicar diferentes sistemas de costos, lean manufacture, seis sigma, teoría de restricciones, entre muchas otras opciones o cualquier combinación de todo lo anteriormente mencionado.

Todas estas aplicaciones han contemplado funciones, procesos, sistemas y niveles. Estrategias, estructuras y competencias también han jugado un rol importante.Lo cierto es que la singularidad de las organizaciones   impiden las recetas universales y nos reta a encontrar soluciones particulares que necesariamente dependen de nuevo de la creatividad y la innovación.

La búsqueda incesante del éxito ha llevado a cambios de paradigmas en la gestión de las organizaciones. Una y otra vez han sido puestas  a prueba las creencias y principios de la gestión. Lo que antes era aceptable, hoy ya no lo es y muy probablemente ni será en un futuro. Lo innegable es que estos cambios contemplan nuevas ideas y su implementación, es decir, los viejos conocidos, la creatividad y la innovación.

Creatividad e innovación binomio inseparable

Nuestro ser colectivo- nuestras organizaciones-también tiene que aprender a soñar. En muchas
de éstas ha habido una masiva falta de imaginación colectiva. ¿De qué otra manera se explica el hecho de que tantas compañías hayan sido sorprendidas impreparadas por el futuro?

Gary Hamel

Importancia y urgencia de la creatividad e innovación
Sin duda, el ambiente actual de las organizaciones está repleto de grandes desafíos. No hay día que no escuchemos, leamos, conversemos o que vivamos los grandes problemas que padecen nuestras organizaciones mexicanas. Sin embargo, es justo también reconocer que simultáneamente a ello se nos presenta un gran número de oportunidades que puede aprovecharse por las personas y organizaciones atentas a leer, entender y actuar sobre el entorno.

Se dice hasta el cansancio que los fenómenos de la globalización, los grandes avances de la ciencia y la tecnología, los cambios demográficos, los cambios en las percepciones, el infodiluvio entre otros factores, demandan de las organizaciones respuestas contundentes y continuas para permanecer y mejorar su competitividad. Aprovechar las oportunidades y resolver los problemas debiera ser el quehacer diario de los líderes y administradores. Como menciona Peter Drucker el gran gurú de la administración:

Los buenos ejecutivos se centran en las oportunidades en vez de los problemas. Por supuesto que hay que enfrentar los problemas, no deben ser ignorados.

Pero la resolución de problemas, aunque necesaria, no produce resultados, sino que previene daños. Aprovechar las oportunidades sí produce resultados.

Para hacerlo contundente y continuamente, sin embargo, es necesario la participación total y alineada de los talentos de quienes conforman las organizaciones. Llevar a cabo tanto lo uno, como lo otro requiere de ideas y su implementación exitosa. Por supuesto, éstas deben ser “generadoras de riqueza”.

La creatividad proveedora de  ideas como materia prima  y la innovación como producto final conforman un binomio inseparable, necesario y urgente en los momentos actuales de las organizaciones plétoricas de  todo tipo de problemas y oportunidades.

La creatividad es la plataforma que posibilita la solución a los problemas y el aprovechamiento de las oportunidades. La innovación las hace una atractiva realidad.