Un factor de éxito para las empresas: La Cultura organizacional. Parte 2

Por otra parte, los aspectos informales son esas políticas, costumbres y manías que todos están dispuestos a asumir al estar laborando en un lugar. Pero… al no tratarse de características escritas ¿cómo podemos detectarlas? Obviamente haciendo labor de observación y realizando algunas sencillas preguntas. Como por ejemplo: Estamos hablando de un negocio que no tiene un giro de producción industrial, pero aún así ¿existen nociones de riesgos laborales? ¿Cómo es la normativa laboral? Incluso nos podemos mover en matices más sutiles como: ¿Los empleados tienen la costumbre todas las mañanas de irse a la cocineta a tomar un café y utilizar 30 minutos de su jornada de trabajo? ¿Existe la costumbre de aclarar mal entendidos entre el personal? ¿Cuando se hacen juntas, todos los participantes se sientes libres de opinar? ¿Le queda claro a los empleados la importancia y las ventajas de trabajar en orden y disciplinadamente?

Como mencioné, he visto interesantes proyectos que elevarían la calidad de las empresas en sus servicios al ser implementados, pero cuando la gente tiene vicios en sus actitudes y formas de trabajo, suelen ser más fuertes en conjunto y tiran a piso cualquier buena idea a fin de permanecer en su comodidad (en su cultura organizacional) que suele traducirse en: falta de orden, suciedad, ausencia de controles para el seguimientos de los servicios, impuntualidad, derroche de recursos, etc. No sé si para este momento a alguien ya le suena de lo que estoy hablando.

Precisamente por la importancia que tiene el contar con una apropiada cultura organizacional pienso que es útil tener en mente algunos buenos ejemplos de gente que ha tenido éxito en ésta área y por qué fue así. Es por esto que me gustaría destacar algunos puntos que pude apreciar en la cultura Japonesa y que luego de soñar con frutos así en México, suspiré deseando tener la fortuna de verlo hecho una realidad.

Bueno, pienso que debemos iniciar destacando que uno de los pilares más fuertes que tiene la cultura japonesa es su unidad, la cual viene desarrollándose desde los tiempos en los que el país mismo se formaba. Diferentes personas migraban y tenían que vivir juntos en una pequeña Isla (hablo de una manera figurada, pues como sabemos, Japón es un conjunto de miles de islas, siendo 4 las principales) y para hacer el escenario complejo: más del 60% de su territorio son montañas dejándoles un espacio muy pequeño para vivir. Estas circunstancias y otras muchas tantas son las que llevaron a la gente a aprender a vivir solidariamente ya que se dieron cuenta que si alguien acaparaba un recurso (por ejemplo el agua de riego que desciende de las montañas) afectaría gravemente al resto de la sociedad. Es así que con el paso del tiempo se comenzó a forjar la palabra “AMAE” (debo mencionar que el idioma japonés cuenta con palabras específicas que pueden contener un profundo concepto y que ayudan tanto a locales como a foráneos a transmitir una idea).

La palabra AMAE puede traducirse como “la dependencia a la benevolencia de los otros” y es así como éste código oculto que viven día a día los Japoneses lo podemos asemejar al concepto de “Aspectos informales” en su cultura ya que no hay letreros gigantes en las calles, hogares y oficinas que les digan: “sé solidario con tu gente” sino que las actividades que hacen a lo largo de su formación académica y lo que aprenden con el ejemplo de padres y amigos es lo que les hace ser así.

Daniel Borrego

¡Hola! Soy Daniel Borrego, Consultor Senior y me especializo en SEO, SEM, Social Media, Email Marketing y ASO. Soy coach y consultor para PyMES y empresas. Asimismo, brindo cursos de capacitación In House sobre temas de Marketing Digital.